Así fue el asesinato de joven cuyo cadáver fue abandonado en calle de Fusagasugá.

NdD.- Aunque el hecho ocurrió en Fusagasugá, la información de la Policía Nacional se ha restringido hasta contar con la presencia de los medios nacionales, (Miércoles 9 de Marzo a las 8 a.m.) actitud que atenta contra el derecho de la ciudadanía local a recibir la información oportuna sobre los hechos que le atañen directamente.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Así fue el asesinato de joven cuyo cadáver fue abandonado en calle de Fusagasugá.

Tomado de: noticiasdiaadia.com. - KAREN OSPINA - FRANCISCO BARBOSA .- Desde el mismo instante en que la Policía fue enterada del violento episodio y cuando acudieron al sitio en donde el cuerpo sin vida de Ana María Bedoya fue abandonado en la calle 19 con carrera novena, sector del barrio Balmoral, los agentes comenzaron a recaudar las primeras pruebas.




Uno de ellos fue un video de las cámaras de seguridad del conjunto residencial ubicado en el sector, a partir de lo cual inteligencia de la Sijín comenzó a desenredar el tramado que rodeó el violento caso. (Ver:Capturado hombre que habría asesinado a joven y arrojó cadáver en Fusagasugá. )

Ese fatídico domingo 10 de enero Ana María, como a las 10 de la noche, se encontraba departiendo alegremente con sus hermanos y algunos amigos en un establecimiento público de la calle 22; recibió un mensaje en su celular. Sus allegados y contertulios dedujeron que era un amigo por la sonrisa que ella mostró cuando leyó el texto de la misiva en su celular.

Casi de inmediato les pidió que la acompañaran frente a la antigua Piscina Olímpica, ubicada en la Avenida Manuel Humberto Cárdenas Vélez, hasta donde llegó cumpliendo la cita. A los pocos minutos de encontrarse allí recibió otra llamada: era una nueva comunicación de Diego Florián.
Entonces ella se despidió de quienes la habían escoltado, paradójicamente, para librarla de cualquier peligro; si perder la comunicación con su interlocutor, comenzó a subir por la calle 18. La conversación vía celular se extendió por 13 minutos hasta cuando, se presume, llegó a la casa de quién iba a asesinarla.

Su recorrido por esa calle quedó grabado en varias cámaras dispuestas por empresas y residencias en el lugar. En la puerta de una casa ubicada precisamente en la calle 18 con carrera octava la esperaba Diego Florián Mendoza quién la guio, vía celular, hasta ese sitio.

Lo anterior pudo ser establecido en virtud del trabajo de inteligencia cumplidos por los efectivos de la Sijín, quienes consultaron la ubicación de los celulares mediante análisis adelantados acudiendo a los registros de las comunicaciones que ella tuvo esa noche y a esa hora.

Así conocieron el sitio desde donde la habían llamado y la identidad del autor de las llamadas, pruebas que fueron confrontadas con los videos tanto de la zona como del sitio en donde fue abandonado su cadáver frente al conjunto residencial.

En esa casa el asesino había arrendado una habitación en donde vivía desde el 27 de noviembre del año pasado; la entregó el 27 de enero 15 días después del asesinato. Se trasladó a otra pieza en el barrio el nor-oriente de la ciudad.

Ocurre que esa noche él se encontraba solo por cuanto la dueña de la casa, lo mismo que otra mujer igualmente arrendataria, se hallaban fuera disfrutando del Puente Festivo de Reyes, asunto que, por desgracia, facilitó el asesinato.

En algún momento, deducen los investigadores, el criminal intentó agredirla sexualmente; ella reaccionó rechazando las pretensiones del Diego Florián por lo cual él la golpeó violentamente en la cabeza haciéndole perder el sentido. Luego procedió a asfixiarla apretándole el cuello hasta cuando ella dejó de respirar. “Se hizo matar para evitar que la violaran”, anotó uno de sus familiares.

Según indicaron los acusadores dentro de las pruebas, la joven mujer presenta huellas de la agresión sexual por cuanto los expertos de Medicina Legal encontraron lesiones de rasguños en sus piernas y cerca de sus partes íntimas, lo cual puede demostrar que, en realidad, existió agresión sexual a lo cual ella se opuso, hecho que pudo ocurrir cuando ella ya se encontraba inconsciente o posiblemente muerta. Por eso el golpe que la dejó sin sentido.

Esta acusación no fue aceptada por Florián Mendoza pero quedará despejada una vez Medicina Legal entregue los resultados de las ADN que ya se encuentra en proceso.

Para él su responsabilidad ante la justicia puede ser mayor debido a que está siendo investigado por su presunta responsabilidad en un caso de abuso sexual en joven de 14 años.

Cuando los agentes de la Sijín ya se encontraban seguros de quién era el autor del crimen y ya tenían las pruebas suficientes, comenzaron a seguirlo para hacer efectiva su captura. Esta se produjo este lunes 7 de enero hacia los 12 del medio día mientras el acusado se encontraba cerca de la Universidad de Cundinamarca. Se enfrenta a una pena de 57 años de cárcel si es encontrado responsabla de la totalidad de los delitos que le impunta. Por ahora le fue dictada medida de aseguramiento.

Comentarios