jueves, octubre 02, 2014

DISTURBIOS EN FUSAGASUGÁ

Según algunas personas entrevistadas, los disturbios de ayer, Miércoles 1 de Octubre, en la Universidad de Cundinamarca obedecen a la inconformidad de estudiantes frente al manejo financiero de la institución.


Dicen algunos jóvenes que los laboratorios de los colegios tienen mejor dotación que los laboratorios de la universidad, sostienen que los dineros para la construcción del nuevo edificio son exagerados, critican el bajo nivel académico, las argumentaciones para respaldar los disturbios pasan por todos los aspectos, desde corrupción, hasta el hecho de que cuando “salen” se dificulta la ubicación laboral porque, “Las empresas dicen que la UDEC es muy mala”.

Más de una decena de retenidos, algunos heridos leves, trancón en la principal arteria de la ciudad y, en la noche preocupación de familiares frente a la estación de policía queriendo saber de sus muchachos. Algunos familiares reclaman diciendo que la policía detiene a “muchachos que no tiran piedra, pero que por cumplir con detenciones se llevan a cualquiera”. Comentó una madre que; “su muchacho estaba grabando con un celular, que por eso se lo llevaron, lo reseñan y que luego lo judicializan”, pregunta esta señora “¿porque la policía si puede grabar en videos a todos los muchachos y los muchachos no pueden grabar nada?”.

Otros estudiantes critican fuertemente la forma de la protesta,” Hay un gran sector del estudiantado convencido de buscar alternativas de protestar que no incluyan la violencia”.

Los ciudadanos también dividen opiniones, a favor y en contra de la protesta agresiva. Quienes la justifican dicen que la protesta pacífica no tiene resultados porque el rector y las autoridades no prestan atención a los reclamos.
 Quienes condenan la protesta violenta los califican, en su mayoría, de “encapuchados, terroristas, vagos que no quieren estudiar y que no quieren dejar que la universidad y la ciudad progresen”.

En un país que está buscando la paz es importante que estas situaciones no pasen desapercibidas porque reflejan la mentalidad y la actitud de quienes en cualquier situación deben asumir una postura.

Ahora, es importante tener en cuenta la apreciación de ciertos medios y líderes de opinión.

Si una protesta estudiantil es violenta y ocurre en un país o bajo un gobierno que no sea de su agrado, los estudiantes son víctimas y están en su derecho para enfrentar a líderes corruptos y dictatoriales.

La misma situación en un país o bajo un gobierno de su conveniencia, los estudiantes son encapuchados, desadaptados y terroristas.

Tan fácil sería que las personas expresaran sus ideas y propuestas, los encargados recibieran y prestaran atención.

Las autoridades y la ciudadanía confiaran y colaboraran en lugar de confrontar y agredir. Sería una BUENA SOCIEDAD

Colombia está buscando caminos de reconciliación, es difícil cambiar la mentalidad y la actitud pero es una urgente necesidad colectiva buscar las alternativas y las formas de hacer las cosas de tal manera que nuestro futuro sea menos pedregoso.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario